Las raíces de un diente, que se extienden por debajo de las encías y fijan un diente a la mandíbula, tienen nervios y vasos sanguíneos que transportan nutrientes hasta el núcleo (pulpa) del diente. Las raíces están cubiertas por cemento, un tejido sólido y resistente que ayuda a mantener el diente firmemente en su alvéolo.

Revisado: 14 noviembre, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: Adam Husney, MD - Medicina familiar & Steven K. Patterson, BS, DDS, MPH - Odontología