Las verrugas plantares son crecimientos no cancerosos (benignos) en la piel que se producen en la planta del pie y suelen presentarse como zonas de piel gruesa y dura similares a los callos. Pueden encontrarse en cualquier parte del pie, pero causan las mayores molestias cuando están en un punto de presión como el talón.

La causa de las verrugas plantares es un virus (el virus del papiloma humano o VPH). El virus es contagioso y puede propagarse a partir de:

  • Verrugas en otras partes del cuerpo.
  • Contacto con otra persona que tiene verrugas.
  • Contacto con un ambiente caliente y húmedo, donde este virus puede prosperar.

Pueden pasar uno o más meses hasta que una verruga plantar aparezca después de que una persona haya estado expuesta al virus por primera vez. Los síntomas y las señales de las verrugas plantares pueden incluir:

  • Dolor al caminar o al estar de pie (puede sentirse como caminar sobre un guijarro).
  • Una zona callosa en la planta del pie que rodea o cubre la verruga. El tamaño de la zona callosa puede variar desde ser como la cabeza de un alfiler hasta tener unas cuantas pulgadas (o centímetros) de diámetro.
  • Un punto (o puntos) pequeño y oscuro en el centro de la verruga (no siempre visible).

Suele ser difícil eliminar las verrugas plantares y con frecuencia regresan, independientemente del tratamiento que se utilice. Pero al cabo de aproximadamente 2 años, las verrugas suelen desaparecer con o sin tratamiento. El tratamiento para eliminar las verrugas puede incluir medicamentos con o sin receta o una cirugía menor.

Revisado: 12 marzo, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: Patrice Burgess, MD - Medicina familiar & E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna