Una articulación es el punto en el que dos huesos están conectados. Muchas articulaciones proporcionan soporte y estabilidad y permiten el movimiento, aunque algunas, como las de la pelvis, no pueden moverse.

Las articulaciones contienen huesos, cartílago y un revestimiento llamado membrana sinovial, que produce un líquido lubricante. La mayoría de las articulaciones se mantienen unidas por músculos, tendones y ligamentos y con frecuencia son amortiguadas por sacos llenos de líquido llamados bolsas articulares.

Hay varios tipos de articulaciones, incluyendo:

  • Articulaciones en forma de bisagra (gínglimo), tales como los codos y las rodillas.
  • Articulaciones en forma de bola y receptáculo (enartrosis), como las caderas y los hombros.
  • Articulaciones en forma de pivote (trocoide), que permiten la rotación. Por ejemplo, las articulaciones en el cuello permiten que la cabeza gire de lado a lado.
  • Articulaciones condiloideas, tales como la muñeca, que permiten el movimiento en muchas direcciones diferentes.

Revisado: 9 septiembre, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: Anne C. Poinier, MD - Medicina interna & Nancy Ann Shadick, MD, MPH - Medicina interna, Reumatología