Un endoscopio es un instrumento de observación delgado, flexible y con luz. Se usa durante algunos procedimientos para examinar la parte interna de los órganos, los conductos y las cavidades del cuerpo.

Un endoscopio puede introducirse en la boca de una persona y dirigirse por la garganta para examinar el esófago, el estómago y el extremo superior del intestino delgado. También pueden usarse diferentes tipos de endoscopios para estudiar los senos paranasales, el colon, los órganos pélvicos femeninos y otras partes del cuerpo.

Revisado: 14 noviembre, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna & Jerome B. Simon, MD, FRCPC, FACP - Gastroenterología