Los medicamentos anticoagulantes aumentan el tiempo que tardan en formarse los coágulos de sangre. Los anticoagulantes ayudan a evitar que los coágulos de sangre ya existentes aumenten de tamaño y pueden usarse para prevenir coágulos de sangre en las venas profundas o para tratar determinadas afecciones de los vasos sanguíneos, el corazón o los pulmones.

Revisado: 12 marzo, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna & Jeffrey S. Ginsberg, MD - Hematología