Un absceso es un saco de pus que se forma en el sitio de un tejido infectado. Un absceso puede formarse en la piel o en tejidos dentro del organismo y causar dolor, hinchazón y sensibilidad.

Las bacterias son una causa común de las infecciones que forman los abscesos.

Según el tamaño y la ubicación del absceso, su médico puede tratar el absceso:

  • Usando una aguja para drenarlo.
  • Abriendo el absceso con un corte para eliminar el pus y el material infeccioso.
  • Recetando antibióticos (pastillas o una inyección). Este podría ser el tratamiento adecuado si el absceso es pequeño y no se demora el tratamiento.

Revisado: 14 noviembre, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia & H. Michael O'Connor, MD - Medicina de emergencia